Etiquetas

, , , , ,

PR01_PEDROJOTA_241012_GR04

           Son varios los problemas a los que se enfrenta el periodismo en España. No existe la casualidad cuando hablamos de crisis económica mundial y descubrimos la situación interna del modelo de negocio del periodismo actual. A su vez queda claro que no es la única causa, sino que el cambio de hábitos en la población afecta duramente al sector. A nivel empresarial todavía no hay que preocuparse en exceso, por el momento es el trabajador el que carga con los destrozos. Desde noviembre de 2008 casi unos 8.000 periodistas han perdido su trabajo, según reveló la FAPE (Federación de Asociaciones de Periodistas de España) el pasado mes de septiembre. ¿Cómo sino se iba a compensar la pérdida de ingresos publicitarios y de consumo en medios impresos?

            Para Pedro J. Ramírez,director de El Mundo, uno de los grandes errores que ha cometido la prensa es “regalar” sus ediciones online. Así lo expresa en uno de sus artículos publicados en la versión digital de su diario: “Los miles de lectores que perdemos son de pago y los millones que ganamos a través de nuestras webs acceden gratuitamente (…) es un camino garantizado hacia el suicidio”. Steve Jobs también reprochó en su momento esta actitud a los ejecutivos del New York Times, y lo hacía de esta forma tan directa: “Vosotros habéis regalado vuestros periódicos sin quedaros con los datos de las tarjetas de crédito”. Esto es algo que la empresa de la manzana ha tenido claro siempre. De esta forma Apple pide a todos los usuarios que registren un Ipad su número de tarjeta de crédito, y después es el cliente el que decide si descargar contenido gratuito o de pago, pero de esta manera el camino ya está allanado.

            Orbyt es una plataforma online que permite crear un producto de pago para ciertos lectores de ElMundo, Marca y Expansión que están dispuestos a sufragar un bajo precio por un producto con valor añadido. Se trata de un concepto de negocio que ya se ha intentado con anterioridad sin demasiado éxito, pero entonces no existían las tablets. Parece que por fin el periodismo ha encontrado su camino dentro del nuevo contexto tecnológico, colaborando con los nuevos soportes, los smartphones y las mencionadas tablets, cuyas ventas y particulares características permiten pensar en sembrar un nuevo hábito en la sociedad: información actualizada a cualquier hora, en cualquier lugar y con la posibilidad real de cobrar por ella. 

Anuncios