Etiquetas

, , ,

PR03_KAPU_141212_ROXANAMONTAGUD

Parece que a los periodistas forjados en la ‘Era 2.0’ no nos cuesta gran trabajo el obtener la información que necesitamos por muy recóndito que sea el lugar al que deseamos llegar. Ryszard Kapuscinski creía en algo distinto, en algo más auténtico y certero. “No mucha gente tiene esa pasión, y si la tienen no están dispuestos a sacrificarse. Es un oficio muy duro” esta consideración le merece al propio Kapuscinski la labor del periodista. Y de este modo lo describe Beata Nowacka, en la ponencia que tuvo lugar el pasado 21 de noviembre en la UMH, “Kapuscinski tiene otra percepción del periodismo. Él iba al lugar y se quedaba, intentando conocer a la gente, a los líderes; para conocer el país al fin y al cabo.”

Su preocupación por conocer al otro lo hizo embarcarse en una vida que vivió por y para establecer un puente entre países; entre personas. Uno de los muchos pensamientos que quedan marcados en la conciencia de toda la humanidad es el de unidad. “A pesar de vivir en distintos continentes, vivimos los mismos dramas” decía en la última entrevista realizada en España antes de su muerte. La mayoría de su producción literaria se basa en conocer al ‘otro’, en el conocimiento in situ de las distintas realidades sociales más crudas. Aunque esta idea queda plasmada especialmente en su último libro: Encuentro con el otro.

“El verdadero periodismo es el de contacto vivo con la gente y con las situaciones. […]  Acumulamos más y más datos, más y más rápidamente, pero hacerlo no nos ayuda a entender ni mejorar el mundo” este extracto de Los cinco sentidos del periodista valora a la perfección los cambios que están dando lugar a la situación actual del periodismo. Internet es una plataforma más que útil; los nuevos dispositivos ponen a nuestro alcance un sinfín de posibilidades comunicativas.  Pero nunca debemos olvidar el camino que tradicionalmente ha dejado marcado el periodismo de calidad, conocer las situaciones y personas en vivo no admite sustitutivos.

Anuncios