Etiquetas

, , , , ,

PR09_lamarea_300413_Roberto Fuentes

Toni

Toni Martínez durante la charla

Al entrar Toni Martínez por la puerta del aula de la UMH ya se notaba en el ambiente, entre los estudiantes de periodismo, que había ganas de escucharle. Se trata de un joven periodista que formó parte de la plantilla de Público hasta su inesperado cierre. Esto no fue más que el germen de un nuevo proyecto, LaMarea, un diario mensual, en papel y bajo un esquema empresarial basado en el cooperativismo. ¿Suena a ciencia ficción?

Respecto al papel Martínez asegura que hay demanda y que tiene futuro: “Nuestros ingresos vienen casi exclusivamente del papel, la web no nos da casi dinero”. A día de hoy es una afirmación arriesgada, o cuanto menos provocadora. Cuando parece que todo el mundo abandona el barco del papel, aparecen unos jóvenes “locos” que apuestan por él. Quizá todos estos años, mientras discutíamos “papel sí o papel no”, no nos dimos cuenta que la pregunta era errónea. Tal vez el problema no esté tanto en el formato como en el contenido, dependiente del modelo periodístico actual. De hecho ya han salido cuatro números, y el proyecto sigue adelante, con buenas perspectivas de futuro.

Portadas La Marea

Las portadas de todos los número de La Marea editados hasta el momento

LaMarea trata de romper con el modelo tradicional. El sistema cooperativista permite a los periodistas ser dueños del proceso productivo a todos los niveles. Es por ello que poseen una serie de principios editoriales muy claros y estrictos. Nada de publicidad sexista, racista o que pueda discriminar. No a la entrada de capitales que puedan de alguna forma adulterar la editorial del medio. Martínez asegura que les ofrecían unos 100.000€ a cambio de tener la editorial.

Audio: Intento de compra de la editorial

Vídeo sobre el código ético en la publicidad de La Marea:

El encuentro trató en todo momento ser eso, un encuentro, una charla, un diálogo. Ya desde el principio el joven periodista aclaró: “Sin preguntas no hay rueda de prensa, es otra cosa”. Declaración de intenciones que denuncia la pujanza del periodismo declarativo en nuestros días. Lo vemos cada día, el PP es un gran exponente: las “ruedas de prensa” de Rajoy a través de un monitor de plasma han dado la vuelta al mundo. Martínez dice: “No hay que ir a ruedas de prensa sin preguntas”. Parece muy coherente.

LaMarea

Página central de La Marea

Tras cerrar el diario público a principios de 2012 ha aparecido lo que Martínez señala como “Periodismo Celular”. Esto son pequeñas células que han iniciado una serie de proyectos periodísticos muy interesantes: Infolibre, LaMarea, LíberoEldiario, Mongolia… Veamos este último:

Mongolia no es un producto fácil de calificar. Si tuviera que salir a la calle bajo los parámetros tradicionales de un gran medio, quizá no existiría. Ellos mismos se definen como “Revista satírica sin mensaje alguno”: es una apuesta arriesgada. Pero no es cierto. Mongolia tiene mensaje, y mucho. Su formato es una mezcla entre revista y diario grapado: mucho color, fotos, dibujos, viñetas, montajes, infografías…, todo cabe en Mongolia siempre que esté cargado con grandes dosis de humor. Se podría hacer una analogía con la revista El Jueves, aunque en el caso de Mongolia se observa una mayor vocación periodística. Como ejemplo esta doble página sobre el reciente intento de criminalizar a la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) por parte de algunos políticos.

Mongolia

Páginas interiores de la revista Mongolia

Volviendo a LaMarea. El estudiante Martín Gil realizó una pregunta muy interesante que hacía referencia tanto al tratamiento que recibirá Latinoamérica, como al mecanismo de control para que la entrada de posibles futuros socios/trabajadores no pueda modificar la línea editorial del medio. La respuesta fue esclarecedora. En primer término, se está tirando de los mismos corresponsales internacionales de los que disponían en Público. No obstante Martínez precisó que ya no cuentan con el de Venezuela, algo a valorar. En cuanto a la segunda parte de la pregunta, se garantiza por el hecho de que los trabajadores siempre contarán con el 50% de los votos con respecto a los socios (por mucho capital que éstos traten de inyectar). Además si se aumentase la plantilla habría unos filtros: los nuevos trabajadores no serían socios de forma instantánea.

Contraportada

Audio: Latinoamérica

Audio: Filtros a nuevos trabajadores

Tras el encuentro quedaron buenas sensaciones, pero sobretodo quedó la esencia de un proyecto que nace para ser único y libre, y para demostrar que hay otra forma de hacer periodismo y vivir de él sin que ello suponga supeditarse a los poderes económicos.

Anuncios